Nuestra pasión

Calma, plenitud, serenidad, es lo que se siente a bordo de un globo...

Contemplar el paisaje, admirar la belleza de la naturaleza a los gustos del viento, bordear las nubes, estar lo más cerca del sol, que, majestuosamente se levanta o se acuesta delante de nuestros ojos...
Es a bordo del balcón más bello del mundo que Art Montgolfières le hace compartir la maravilla causada por cada vuelo,
"Esta es la maravilla que hace de nuestro trabajo una pasión".

Globo, dirigible, aeróstato, muchas palabras para evocar esta máquina tan fabulosa como intrigante que es el globo libre a aire caliente.Una canasta de mimbre, más o menos grande, dependiendo del modelo, un quemador que supera la canasta, un globo hecho de un tejido muy delgado pero de nylon muy resistente, estos son los elementos que componen un globo libre a aire caliente.

Propulsado en los aires gracias a aire caliente enviado por el quemador en el globo, el globo libre a aire caliente se mueve entre la tierra y las nubes a 500 pies de altura. El combustible utilizado es en general el propano, la llama creada por el quemador puede alcanzar hasta 4 metros, empujando el globo y calentando la canasta y sus pasajeros a la vez.
Hay globos de todos los tamaños y capacidades, que pueden volar con 2 hasta 15 pasajeros en su canasta. El volumen actual de un globo es de aproximadamente 2.500 m3 es decir, 20 metros de altura y 15 metros de diámetro, un globo ya impresionante a este tamaño.

La coacción esencial de un vuelo y quien hace que cada vuelo es diferente: la meteorología.

Hay también esta nuestra pasión, siempre adaptarse a las restricciones climáticas, aprender a conocer el viento para anticipar la dirección del globo, saber medir la altitud correcta, todo el arte del piloto reside en esta facultad de observación y de adaptación para que usted viva los mejores vuelos en globo...

Ven a compartir un momento con nosotros, cerca de las nubes donde trataremos de hacerle disfrutar esta pasión que es nuestra: los vuelos en globo.